sábado, 10 de febrero de 2018

Capítulo 6







Capítulo 6


El chico quedó inconsciente en mis brazos, su peso es tan liviano que me preocupo. A simple vista se ve delgado, pero al sostenerlo me di cuenta que era solo piel y huesos. Vigilando que nadie nos estuviera mirando, le llevé lejos de la entrada del Club. Una vez en el callejón hice uso de una habilidad que no me gusta mucho usar, ya que no es algo propio de mi naturaleza vampírica, fue el obsequio de una bruja a cambio de otro favor concedido. Teniendo una idea exacta de donde esta mí automóvil en el garaje de la mansión, le pudo materializar justo a un lado del callejón, quería que el joven mortal estuviera cómodo mientras revisaba sus heridas.
Usando una de mis garras extendidas rompí el abrigo, para darme cuenta de que los golpes eran peor de lo que pensaba podían ser. Al más simple roce el chico gemía en su inconsciencia, lo más probable es que tuviera costillas rotas. La idea de que alguien hubiera lastimado tanto a un hombre que no llegaba ni al metro setenta, realmente me molestó hasta el punto de hacerme difícil concentrar en lo que hacía.
Sin necesidad de mirarme en un espejo sabía que mis ojos tenían que tener un peligroso tono rojo. El demonio que hay en mí desea sangre de una manera oscura y siniestra, siendo algo que en este momento sé que va más allá de la imperiosa necesidad de la alimentación, tiene más que ver con la venganza.
—Será mejor que te lleve a un médico —le hablo aunque sé que mi hermoso pelirrojo no es capaz de escucharme— Estarás bien.
  Las calles oscuras a estas horas de la madrugada están desiertas, lo que hace mucho más fácil la conducción ya que no hay humanos molestos que se asusten al ver pasar a mi Mercedes como a una exhalación. Al llegar a emergencias lo bajo del auto en brazos, apenas llego, los encargados parecen estar más deseosos de averiguar si yo tuve algo que ver con el estado del chico que en ayudarlo. Es una suerte que conozca la llave que abre todas las puertas, en menos de media hora Dimitry está en una habitación privada recibiendo la mejor atención. El dinero no me importa, no cuando realmente no lo necesito para sobrevivir, así que no le hago muchos números al hecho de que estoy haciendo todo esto por un meserito de cabaret.
  Me niego a quedarme a velar el sueño del chico acostado en la cama del hospital. Ya he pagado la cuenta por adelantado, he hecho una donación al centro médico, no hay nada más que pueda hacer por él. La pronta llegada del amanecer marca el límite para que yo regrese a la mansión.
  Al salir a la calle encuentro mi auto donde le dejé, la noche todavía reina aunque su período pronto terminará, es hora de que haga algunas diligencias. Con el paso de los años he aprendido que si quieres saber que ocurre realmente en la calle, lo primero que hay que hacer es comprar una botella de licor barato y luego intercambiarla por información con esas almas en pena que pululan por las calles. En menos de cuarenta minutos sé exactamente quién golpeo a mi tímido pelirrojo, solo necesito averiguar el por qué.
  Cuando la luz del sol se deja ver como un puñal de luz en el horizonte, me encuentro llegando a la mansión. Sus puertas al cerrarse, tras dejarme pasar, me hacen respirar tranquilo nuevamente. Dentro, todo anuncia que esto será abandonado en unos días: los muebles cubiertos con sábanas blancas, las cosas de mayor valor que no viajarán con nosotros ya fueron guardadas en el sótano, lo demás está en la bodega del puerto, listo para ser embarcado. Las brujas ocuparán el lugar apenas nos marchemos, tambores de guerra resuenan en toda Europa.
  Al cerrar los ojos y concentrarme me doy cuenta que mi hijo no ha llegado todavía, de seguro esta con Jolahus metido en algún lugar de mala muerte. Realmente me gustaría que esa extraña relación que tienen se acabara, a veces son amantes, en otras simplemente amigos y la mayoría de las veces, dos conocidos que se evitan adrede. Espero que nuestro cambio a América sea bueno para nosotros, que nos dé una razón para vivir, temo que en cualquier momento nos convirtamos en piedra por la constancia del hastió.
  El movimiento de la cortina al ser mecida por la brisa que entra por la ventana aún abierta, me recuerda las manos de mi amada esposa… Cuánto ha pasado desde que ella mecía a mis hijos en su regazo mientras yo afilaba las espadas para la batalla que me traería gloria y un futuro prometedor para mi pueblo. Los humanos son idiotas, el hecho de convertirme en lo que soy ahora solo acaba probándolo. Vendí mi humanidad y la de mi hijo por un puñado de tierra estéril perdida en la historia, dejando tirado en el proceso todo aquello por lo que sí valía la pena vivir.
  Es increíble como el dolor de una pérdida perdura tantos siglos, esa es la maldición de los vampiros: las emociones se graban a fuego en nosotros, convirtiéndose a la larga en nuestro infierno personal. Al dejarme caer de rodillas sobre el duro suelo de mármol, es el recuerdo del mesero de cabaret quién ocupa mi mente. Su cabello rojo desperdigado sobre la almohada blanca de hospital, su piel de porcelana herida y amoratada, sus lágrimas desesperadas al sostenerse de mí como si yo fuera su tabla de salvación. Por primera vez en siglos, vuelvo a tener miedo.
  El sonido del pesado cortinaje al correrse me deja claro que el amanecer es inminente, que los primeros rayos de luz ya tocan los altos edificios en la ciudad, que los humanos comienzan con su nuevo día. Levantándome sobre mis piernas me niego a seguir así, un vampiro que cae en la desesperación acaba convertido en un “maldito”, no quiero darle a mi hijo el trabajo de tener que matarme. Es hora de que tome el control nuevamente sobre las cosas importantes: Ya ayudé lo suficiente a ese pelirrojo de ojos tristes, no le veré más. Cada quién su camino, en unos cuantos años será solo polvo en alguna tumba, ese es su destino, no el mío.
  Dirigiéndome al estudio lucho contra la tendencia natural que me causa la llegada del día, mi cuerpo me exige el descanso, pero antes hay cosas que debo atender. El teléfono aún está conectado, colocado sobre una mesilla en la esquina, mi magnífico escritorio ya está en la bodega del puerto listo para acompañarme en mi nueva aventura.
  —¡Hola! —es la voz de Darakne quién responde al teléfono después del tercer timbrazo.
  —He pensado tu propuesta —no hay necesidad de gastar en palabras innecesarias—. Mi mansión estará a tu disposición apenas nos marchemos.
  Una sonrisa se escucha al fondo, al parecer mi respuesta era ansiosamente esperada.
—Nuestro aquelarre reconoce que te debemos un pago.
  Me lo pienso por unos segundos.
—Lo que quiero no creo que puedas concedérmelo.
—Habla —me pide la bruja en un tono que hace que se me ericen los bellos del cuerpo.
—Quiero que me des una garantía de que ni mi hijo ni yo nos convertiremos en “malditos” —en un buen día jamás le habría dicho esto, no habría puesto en palabras mi mayor temor.
  El silencio en la línea se extendió unos segundos que me parecieron eternos, mis oídos vampíricos pudieron distinguir los indicios de una conversación acallada desde el otro lado de la línea.
—Señor Gregorius —su voz era pausada cuando por fin me habló, como si aún no estuviera muy segura de lo que me iba a decir—, su garantía ya le ha sido revelada, su hijo llegará conocer la suya en América.
  Una risa amarga escapa de mi garganta, en una mañana como esta no necesitaba más brumas.
—Habla claro —le exijo aunque sé que ellas nunca dicen más de lo que desean.
—Es lo que hay —ella tampoco parece muy feliz— en cuanto al futuro, lo que se puede ver… es como una encrucijada donde está en posibilidad de tomar cualquier camino y todos llevan a futuros diferentes.
—Eso no ayuda —me encojo de hombros aunque sé que ella no puede ver el gesto.
—Puedo decirle algo más.
Darakne parece animada ante esa posibilidad.
—De todo lo que usted ha empacado para llevarse a América, está olvidando algo importante, algo que no puede quedar… debe de llevarlo consigo…
  Sabiendo de antemano que eso era todo lo que podría sacarle a esa bruja tramposa, doy por terminada la conversación, necesito descansar. Estoy por dirigirme a mi habitación cuando el teléfono vuelve a sonar. Con la esperanza de que la bruja supiera algo más y me llamaba para decírmelo, logro llegar el aparato antes de que suene una vez más.
  —¡Padre! —La voz de mi hijo no parece tan despreocupada como siempre —Tenemos un puto problema.
  —¿Dónde estás? —La sola idea de que Dante este herido cuando ya la luz del día baña esta parte del mundo es suficiente para alterarme.
  —Estoy con Jolahus —me informa como el general que alguna vez dirigió mis ejércitos—, él está herido. Lucho contra un vampiro, un “no muerto”.
  —¿Lo mataron? —pregunto, no me gusta la idea de que una de esas cosas deambule por esta ciudad cuando Dimitry camina de noche al salir de su trabajo.
  —Sí —algo en su respuesta no me tranquiliza—, el problema es que este chico es un vampiro recién convertido, no puede tener más de un par de meses.
  —Eso quiere decir que su creador le dejó a su suerte —eso en sí mismo era algo realmente fuera de lo común—. Hay que encontrar al malnacido y darle el mismo fin que al “no muerto”.
  —Me temo padre que esto es más complicado —casi podía imaginar a mi hijo jalándose las greñas, el chico prefería cortar cabezas antes de caer en sutilezas—, esta noche hemos matado a cinco, todo apunta a que los enemigos de la brujas están jugando con lo que no deben.
  —¿Estas tratando de decirme que tienen a un vampiro que convierte a neófitos y luego los tiran a la ciudad para que maten sin control? —el sonido del plástico al resquebrajarse me advirtió que era mejor que no apretara tanto el aparato— Esto no es posible.
  —No creo que sean los nazis —aclaró Dante— pero sí creo que es alguien que trabaja para ellos.
  —Tienes razón —logro captar por donde va en tren de pensamiento de mi hijo— siempre hay traidores… con suerte el alto mando no sepa de estos experimentos.
  —Fue lo primero que pensé —casi me parecía verlo encoger los hombros fastidiado—, esto llegará a ser un problema.
  —Esta noche trae a tu amante —le ordeno— tendremos que salir de cacería… antes de marcharnos de esta ciudad quiero dejar este problema resuelto.
  —Creí entender que no te interesaba mucho lo que ocurriera en este lado del mundo —su tono burlón me comenzó a fastidiar— ¿Hay algo que yo deba saber, padre?
  La imagen de un pelirrojo pequeño siendo atacado por “no muertos”, desgarrado por sus colmillos hizo que algo en mi pecho se encogiera, temo que mi corazón este comenzando a despertar y las consecuencias de esto no son algo que quiera repetir. Colgando el teléfono deseé arrojarlo contra la pared, pero recordé que es uno de los pocos que todavía estaban conectados en la mansión, así que dejé el darme el gusto para otro día.
  Fastidiado caí en la cuenta que por ahora no había mucho que yo pudiera hacer, lo único que quedaba era dormir para reponer fuerzas. Esta noche correría la sangre. Si tan solo los vampiros tuviéramos mejores relaciones con otras criaturas oscuras que pueden caminar en el día, las cosas serían más fáciles. Los lobos serían muy útiles, lástima que después de tantos siglos solo se haya pasado del odio a la desconfianza.
  En mi dormitorio me esperaba la cama. Un baño rápido y a dormir. Mientras la luz del sol bañara esta parte del mundo nuestras batallas quedan suspendidas, es la hora de que los humanos luchen las suyas.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Espero te estes divirtiendo.

Con cariño:
Milagro Gabriel Evans

viernes, 9 de febrero de 2018

Capitulo 5




Capítulo 5

Lo vi marcharse, su automóvil dobló la esquina, perdiéndose de mi campo de visión. Se había ido. Esa no podía ser la estúpida razón por la que por mi mejilla una gota de algo salado se escurriera hasta caer al duro pavimento. Ni siquiera yo podía ser tan patético. Recordando que tenía una madre y que esta estaba convaleciente en cama, me decidí a subir las interminables escaleras hasta el tercer piso. El puto ascensor estaba dañado desde hace meses y no veía pista de que lo fueran a arreglar en un futuro cercano, más valía agradecer el ejercicio extra.
Con un dolor de pies torturante llegué hasta la puerta del departamento que compartía con mi progenitora. Al abrir descubrí el mismo profundo silencio de siempre, por la ventana se colaba la luz molesta de la lámpara de la calle.
Mi hogar era tan grande como una caja de zapatos. Un dormitorio que le dejé a mi madre, yo dormía en un catre en la sala. En una esquina la cocina, una mesa pequeña que había visto tiempos mejores, colocada junto al fregadero. Las cortinas remendadas que nos regaló una vecina, y algo de comida en una alacena cuyas puertas ya no podía recordar que cantidad de veces las había tenido que reparar. En eso se resumía lo que yo llamaba hogar.
—Hijo… ¿Eres tú? —escuché la voz cansada de mi madre.
—Sí, soy yo —limpiando mi cara con la manga de mi camisa intenté darme ánimos. Estaba cansado, hasta el alma me pesaba, no había hueso de mi cuerpo que no doliera. El que pensara que trabajar de mesero era un trabajito cómodo, no sabía lo que era servir mesas durante toda la noche, eso sin contar a los clientes que se querían pasar de listos.
—Quiero verte —me dijo mi madre desde el dormitorio. Ella siempre insistía en pasarme a revisión. Como si yo fuera un adolescente que llega de una noche de juerga. A decir verdad no sé lo que es eso, primero porque era demasiado joven y ahora porque no tengo tiempo ni para ser un niño malo.
—Voy madre —me solté el cabello para reacomodarlo nuevamente en la coleta baja. No quería que ella me regañara por andar hecho un desorden.
Tomando el pomo de la puerta la abrí, dentro estaba mi madre acostada sobre la cama en la que jamás había tenido un esposo. A mis ojos ella era una santa, una madre soltera que engaño a todos diciéndole que era viuda, que se alejó de todo lo que conocía para que yo pudiera nacer sin sentirme fruto de un pecado. Todavía recuerdo cuando me dijo la verdad, yo le pedí que no me dijera el nombre de ese infeliz, para mí, solo ella era mi familia.
Nuestra promesa había sido “Juntos contra el mundo”, ahora ella me abandonaría en cualquier momento.
—Hola, mamá —le hablé en susurros— ¿Cómo has pasado la noche?
Un ataque de tos retrasó la respuesta.
—Bien, hijo —su voz estaba ronca— ¿Cómo te ha ido en el trabajo?
El menudo cuerpo estaba acostado, durante la noche la tos era violenta, durante el día le daba algo de tregua.
—Te prepararé un té —le ofrecí. Ella me sonrió en respuesta, su valentía era lo que me daba ánimos para continuar. Cuando ella se marche de mi lado no sé lo que haré.
Antes de salir del dormitorio le acomodé las almohadas, luego salí para ir a la esquina que hacía las veces de cocina. Haría algo de comer para ella y para mí. Al abrir la alacena me di cuenta de que pronto debía ir a hacer la compra, lástima que los pocos billetes que había en mi bolsillo no fuera suficiente.
Preparé un poco de té caliente, unas tostadas y huevos revueltos, allí se fue lo último que quedaba de los suministros. Al revisar el botiquín noté que de la medicina de mamá no me quedaba más que dos dosis. El puto dueño del cabaret no me pagaría hasta el fin de semana próximo. Sentado junto a mi madre en la cama la acompañé para asegurarme que desayunara.
Con la certeza que no había nada que yo pudiera hacer en ese momento, la dejé dormida otra vez y me fui al colchón que había extendido en la sala. Dormiría algunas horas, luego pensaría en lo que tenía que hacer para evitar que mi pequeña familia muriera de hambre.
Esa noche soñé con él, con el apuesto hombre que vestido de negro me vigilaba desde su mesa en la esquina. Era un sueño tan vivido, podía sentir su mirada recorriendo mi cuerpo por sobre mi uniforme de camarero. Al mirarlo a la cara vi que la negrura de sus ojos era total, al sonreírme pude ver que sus colmillos eran como los de un felino. Con un grito desperté, el cuerpo bañado en un sudor pegajoso, la respiración acelerada. Era como si mi alma le llamara, una locura tan solo el pensarlo.
El reloj de la pared marcaba las doce de día, era hora de prepararle algo de comer a mi madre. En el refrigerador había un poco de leche, un envase con jugo de naranja y un huevo. El pan se había acabado con el desayuno junto con las ideas que tenía de preparar algo para comer. En ocasiones como esta quién podía culpar a las mujeres que en las esquinas vendían algo más que sus cuerpos o esos que guiados por el hambre robaban carteras en el metro.
Golpeando mi cabeza contra la puerta del refrigerador quise llorar, gritar mi frustración, pero eso solo alertaría a mi madre. La proposición de mi jefe, la misma que me asqueó hasta lo innombrable, ahora comenzaba a parecer mi única oportunidad para darle algo de comodidad a mi madre en sus últimos días. Yo trabajo, me esfuerzo, pero apenas si gano para comprar las medicinas, pagar el alquiler de este nido de ratas y con suerte comer toda la quincena. Maldita fuera mi suerte.
—Hijo —la voz de mi madre me dejó saber que ella estaba despierta.
—¿Necesitas algo? —Traté de darle algo de normalidad a mi voz— Estoy preparando el almuerzo.
—Deberías haber dormido un poco más —me habló nuevamente desde el dormitorio. Su voz cada día perdía fuerza al igual que el resto de su cuerpo.
—Acabo de descubrir que se me olvidó comprar algo de pan —traté de convencerme a mí mismo que eso era verdad— Iré a comprar. En un momento regreso.
Soy un cobarde, no hace falta que alguien venga a decírmelo. No puedo ver a la cara a mi madre y mentirle. Sólo espero que la venta del anillo de graduación dé para comprar algunas cosas. En tiempos de guerra el dinero le falta a todos, sobra quién venda hasta su sangre.
El día transcurre entre atender a mi madre, hacer algo de limpieza y dormitar. Es algo loco, pero espero la noche como una medida de escape, al menos entre las sombras todos los gatos pardos son negros. Quizás si tengo suerte él esté allí, el extraño hombre que camina en mis sueños.
Mi madre ha quedado lo más cómoda que se puede en su cama, cada vez que salgo de casa tengo miedo de no encontrarla con vida al regresar. La noche ha llegado nuevamente en toda su gloria. El cabaret me espera con sus clientes, el humo de cigarro y la voz del jazz.
El guardia que protege la entrada trasera me sonríe burlón al verme llegar encogido en mi viejo abrigo y con el sombrero calado hasta las orejas. Tal vez él sabe lo que me propuso su jefe, al fin y al cabo todos esos siempre andan en lo mismo. De pronto el pasillo se me hizo demasiado largo, demasiado estrecho, la mano pesada en mi hombro me hizo volverme para ver de quién se trataba.
—El jefe dice que subas a su oficina —me dijo uno de los tipos que hacían las veces de guardaespaldas, aunque en realidad eran “los manos sucias del jefe”
—Voy a cambiarme al vestidor —le dije levantando la bolsa que traía en la mano izquierda.
—El jefe dijo, ahora —me sonrió mostrando unos dientes amarillos. El tipo daba miedo.
Tragando grueso me decidí a obedecer, mi jefe ni por asomo es una buena persona, de eso nadie tenía duda.
—Hola, muchacho —mi jefe me esperaba sentado tras su escritorio atestado de hojas sueltas sin ningún orden aparente.
—Me dijeron que me buscaba —encorvé la espalda. Deseaba estar en cualquier otro sitio menos allí.
—Quería saber que pensaste de la propuesta que te hice ayer —Vestido con traje entero, lentes en sus ojitos redondos, trataba de dar la imagen de un honesto hombre de negocios. Nada más lejos de la verdad.
Tragando fuerte traté de controlar el temblor que amenazaba con sacudir mi cuerpo.
—No he tenido tiempo suficiente para pensarlo —traté de inventarme una excusa. Una cosa era estar en un momento de desesperación, otra muy distinta era pensar las cosas en frío.
El fuerte golpe en la mesa me hizo dar un salto dentro de mi propia piel. Mi jefe estaba furioso, de pie me miraba como si estuviera a punto de golpearme, agradecí en silencio que el escritorio nos separara. Su cuerpo regordete parecía temblar.
—¿Quién crees que soy? —Su voz era afilada como una navaja de barbero— Ayer te dije que te daría una oportunidad para que tu madre tuviera suficiente dinero para sus medicinas… ¿Y así es como me pagas todas las molestias que me he tomado para ayudarte?
—Señor —levanto mis manos en forma defensiva. Estoy temblando. Sé que afuera, dos tipos grandes esperan una orden del jefe para venir a por mí— Yo solo le pido esta noche —trato de ganar tiempo.
Él vuelve a sentarse, por un momento me atrevo a pensar que me he salvado de esta. Pronto me doy cuenta de lo equivocado que estaba.
—Toma esto —me tira unos cuantos billetes sobre el escritorio—. Dale mis saludos a tu madre.
Luchando contra el temblor de mis manos tomo el dinero, por experiencia sé que mi jefe no se toma a bien los desprecios.
—Se los daré —le respondo— por ahora iré a trabajar.
La sonrisa del hombre raya en lo siniestro.
—No creas que me he olvidado de tu desplante —sin hacerles ninguna señal entran dos tipos grandes como torres—. Llévenselo al callejón… quiero que recuerde que no soy juguete de nadie.
Trato de soltarme, pero soy un chico delgado y pequeño, no hay punto en luchar cuando los que me toman de los brazos son tan grandes como unos malditos osos.
—¿Lo quiere como para que pueda venir a trabajar mañana? —le preguntaron al jefe como si hablaran de una entrega de pan o algo así.
—No lo maltraten demasiado —se encogió de hombros— Solo quiero que tenga claro que no soy su madre.
Me arrastran por los pasillos, todos me ven forcejear pidiendo ayuda pero nadie hace nada, es más, parece como si no me vieran en realidad.
—¡Putos cobardes! —Les grito a todo pulmón. Ellos pueden matarme y a nadie parece importarle.
El golpe sobre el duro pavimento del callejón me saca el aire de los pulmones. Una mano grande me toma por el brazo poniéndome de pie nuevamente, mientras el otro hombre me golpea con tanta fuerza el rostro que, por un momento, chispas de luz se ven tras mis parpados. De lo último que soy consciente es de una patada que hace crujir mis costillas.
Si ha pasado una hora, o semanas enteras, no puedo decirlo. Al despertar siento que todo el cuerpo me duele como si un tren de carga me hubiera pasado por encima. La mejilla derecha arde, de seguro se hinchará horrible, es una suerte que no me falte ningún diente. Cuando trato de incorporarme las costillas me hacen gritar de dolor, como mínimo tengo una quebrada.
El maullido de un gato me hace abrir los ojos otra vez, el dolor ha dimitido lo suficiente hasta convertirse en una molestia constante. La luna brilla en lo alto del cielo, puedo verla claramente asomarse por entre los edificios. El callejón va a ser mi tumba si no logro levantarme pronto. Con gran esfuerzo, sosteniéndome de un contenedor de basura cercano, me pongo de pie con dificultad. Mi sombrero está desaparecido, mi abrigo tiene manchas de sangre, mechones de cabello rojo me rozan la mejilla dolorida, ahora parezco un vago.
Las putas ganas de llorar me humedecen los ojos, soy un hombre y no puedo darme ese lujo. Quién me vea pensará que soy algún borracho que ya terminó su faena con la mitad de los bares de la ciudad. La tentación de dejarme caer en alguna esquina para no levantarme más, es tan grande que está a punto de superarme.
Sin saber muy bien cómo, logro salir del callejón, sosteniendo mí peso contra la pared del edificio. Respiro hondo para lograr recuperar la calma. Tengo que regresar al lado de mi madre, ella me espera.
—¿Qué diablos te pasó? —Una voz conocida me hace levantar mi cabeza.
—¿Usted? —Mi rostro se tiñe de vergüenza. Es el extraño otra vez.
—Gregorius Kaelo —me dice poniendo un dedo bajo mi mandíbula, obligándome a levantar el rostro— ¿Qué pasó? —repite su primera pregunta.
Como el estúpido que soy, me arrojo a sus brazos. Hoy más que nunca necesito la efímera sensación de seguridad, sentir que estoy donde debo de estar, al menos por unos minutos. Sé que mi abrigo está sucio, que huelo a todo aquello que se arroja a los callejones, voy a ensuciar su camisa blanca adornada por una corbata de seda, a él no parece importarle.
Sus brazos fuertes me rodean, los clientes que entran al cabaret nos dedican miradas disimuladas, él no me suelta.
—¿Qué te pasó? —me insiste hablándome contra el oído.
El recuerdo de mi jefe me hace recuperar la cordura.
—Me asaltaron —sosteniéndome de su gabardina lucho por no dar con mi humanidad al suelo.
—Mientes —me separó de su cuerpo lo suficiente como para estudiar mi rostro que de seguro ya comenzaba a amoratarse.
—No puedo decirlo —dejé de luchar, estaba tan cansado.
—Te llevaré a tu casa —me ofreció.
El saber que mi madre estaba en casa me hizo sentir enfermo, no quería ni imaginar en lo que pensaría ella al verme en tan mal estado.
—Necesito lavarme la cara —le dije sin ser dueño de mis cinco sentidos. Entre el aroma de la colonia fina del señor Kaelo y el shock de lo que me hicieron esos tipos, no podía pensar con claridad.
—Si no quieres irte a tu casa puedo llevarte a algún hotel —ofreció como todo un caballero, lástima que yo no fuera una dama.
—Sólo necesito un momento para reponerme —Apoyándome en el pecho de mi misterioso extraño, trate de recuperar algo de dignidad.
Como si mi cuerpo solo estuviera esperando el extraño gesto, apenas sentí que mis pies no tocaban el suelo y mi cabeza era apoyada contra un hombro vestido de traje caro, perdí la noción de donde estaba y de sí estaba vivo o muerto.


::::::::::::::::::::::::

Si te gusta no olvides decirme...

Con cariño:
Milagro Gabriel Evans