sábado, 6 de abril de 2013

Mi vida en una nota_Milagro Gabriel




El  herir las cuerdas le arrancaba al viejo violín un llanto tan triste que hacía que mi corazón muriera un poco cada vez. Pegando la frente a la ventana una lágrima silenciosa resbalaba por la pálida mejilla del hombre que estaba más solo que la misma soledad. Al cerrar los ojos podía recordar, mirar las imágenes que solo un alma atormentada podía ver. Por lo que dura un latido de corazón, pudo sentirlo, un suave beso en la mejilla, la tibieza de una mano sobre la suya, un adiós susurrado sin palabras. Hoy tenía un irrefrenable deseo de llorar, lástima que ese nudo en su garganta jamás pudiera ser liberado.

Apartándose de la ventana le dio la espalda a las luces de la ciudad, como si las estrellas hubieran caído del cielo, estas agonizaban sobre el pavimento, cubrían los edificios, los autos que transitaban diez pisos a bajo, dándole una belleza decadente a la noche pavimentada.

—¡Ven! —susurro una voz desde la cama, queriendo pasar por seductora— Las mantas se están poniendo frías.

Cristian se desato el cordón de la bata, tan desnudo como en el día en que nació, camino hasta donde le esperaba su amante de turno. Su nombre, ni siquiera recordaba si se lo había preguntado en algún momento, lo único que le interesaba es tocar a otro ser humano, sentir que alguien se acercaba al vacio que abarcaba el lugar donde debía estar su corazón. El sonido envolvente del sistema de parlantes de precio obsceno, le daba a aquel acto que fingía ser amor, un matiz menos mecánico, algo más dulce. Desde que tuvo edad para saber que tenía gusto por los hombres, le busco sin encontrarlo.

El cuerpo brioso de Cristian respondió ante el hermoso joven de piel canela, de ojos verdes hambrientos, que se ofrecía sobre su cama como un sacrificio pagano. Con una sonrisa estudio el contraste, su piel tan blanca se veía hermosa sobre la más oscura, su pene sonrosado por la circulación de la sangre  rosándose contra el mástil de su pareja. El chico cerró los ojos ofreciendo su boca para un beso. Evitando la caricia tan intima, Cristian le beso el cuello hasta llegar a lamer el lóbulo de la oreja de su víctima, arrancándole gemidos lastimeros a su amante.

Cristian le amo por lo que dura un recuerdo efímero, las manos blancas exploraron la piel canela, su boca mordió las tetillas tan duras como piedrillas, su pene se hundió en la dulce funda de seda. El violín se lamento desde lo profundo de su alma de cuerdas, la música invadía el dormitorio acompañando los gemidos y susurros de los amantes. Mantas de seda revueltas, sudor en la piel y olor a sexo llenaron el templo donde el amor es milagro que dura  lo que dura un orgasmo. El chico de piel color caramelo dejo salir un gemido justo cuando el placer se hace líquido y los sueños se disipan como el humo del cigarrillo.

Cristian termino su acto, casi podía escuchar los aplausos, había sido bueno en lo suyo, había dado placer y había tomado lo que pudo de su compañero. Todo estaba terminado. Levantándose de la cama no se detuvo a observar la sonrisa complacida, no quiso escuchar las felicitaciones vacías que para él no eran más que un recordatorio de que volvía a estar solo.  Entrando a la ducha quiso lavar todo rastro del placer compartido, el jabón lavo su piel, más no su alma.

En el espejo sobre el lavado vio su rostro, su cabello rubio claro perfectamente peinado, sus ojos, de un verde que cambiaba según su humor a un tono gris, le miraban con una expresión cansina. Quién le viera decía que era hermoso, quién escuchaba su música, pensaba que era sublime, solo quién lograra asomarse a su interior, sabría que era una gran herida que caminaba. Mordiéndose el labio, sintió como una gota de sangre mojaba su lengua, ese simple acto atestiguaba que seguía vivo, que la sangre aún circulaba por sus venas.

Al salir descubrió que su amigo de ocasión seguía acostado sobre la cama, tan desnudo como le había dejado al levantarse. Podía ser que no volvería a ver al chico, pero no tenía corazón para dejar que se resfriara, tomando la manta que estaba sobre el piso, cubrió la descarada desnudes. Despacio Cristian se vestido con su traje de etiqueta, el mismo que uso en la fiesta de inauguración de la prestigiosa galería la noche anterior, se preparo para salir, antes de irse dejo sobre la mesita de noche lo suficiente para que el  joven pagara el taxi, la habitación la alquilo por toda la noche.

Fuera del edificio una ligera lluviecilla caía del cielo, tan delgadas eran las gotas que parecían pelos de gato. Los dedos de Cristian hormiguearon, extrañaba a su violín, su eterna compañía. Dejando tras de sí el lujoso hotel, no espero un taxi y comenzó a caminar despacio por la calle desierta a esas horas de la madrugada. En noches como esta, ni un cuerpo caliente, ni la música de su violín le podían quitar esta sensación de estar esperando lo que una vez perdió, lo peor de todo esto, es que no podía recordar que era aquello que ya no tenía.

—¿Dónde estás? —suplico mirando al cielo, sabía que la luna le acompañaba desde lo alto, aunque las luces de la ciudad le impidieran apreciara su belleza tras las nubes. Con una sonrisa Cristian recordó que un paso siempre llevaba a otro, concentrando su vista al frente, decidió seguir su camino, ni siquiera el destino podía ser tan puto.


__________________________________
Esto es algo que hoy quería escribir, en ocasiones me gusta pasar a letras las imágenes, las emociones narrarlas de alguna manera. Es como tomarle una foto a la vida de alguien más.
Una historia que necesita ser contada.

Con ánimos de travesura:
Milagro Gabriel 




29 comentarios:

  1. me gusto a pesar que lo encontré melancólico, se podría decir este cortito.

    la búsqueda de toda persona de encontrar su ser especial, la búsqueda que para unos pueda ser corta como larga y nunca encontrarla; o en ocasiones encontrar y no saber apreciarla y perderla para siempre.

    ResponderEliminar
  2. HOLA MILAGRO
    QUE RELATO TAN HERMOSO,A VECES SI ES FRUSTANTE BUSCAR Y NO ENCONTRAR A ESA PERSONA ESPECIAL... O PEOR AUN, HABERLA TENIDO CONTIGO Y QUE YA NO ESTE.

    ME ENCANTA LA MANERA EN QUE PLASMAS LOS SENTIMIENTOS... SALUDOS CHICA Y GRACIAS POR COMPARTIR!!!

    BESOS A TODOS

    ResponderEliminar
  3. Oh, me ha gustado. a pesar de ser una historia melancolica de un alma que busca lo perdido, tiene algo que...dios, esta demasiado ligado con la realidad. como siempre tus historias son fantasticas. Gracias por compartirlas con nosotras.
    Un beso y un abrazo enorme :3

    ResponderEliminar
  4. que babrbara me hiciste llorar

    ResponderEliminar
  5. Triste y hermoso a la vez. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Muy triste, pero a la vez bonito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Milagro,precioso,con lagrimones y todo pero precioso,gracias por compartir tan bellas palabras,feliz domingo,besossssssssssss...

    ResponderEliminar
  8. QUERIDA MIA, AUNQUE LA TRISTEZA ES PATENTE CREO QUE ÉSTE PERSONAJE SE MERECE UNA CONTINUACIÓN CON ALGO DE ESPERANZA, PORQUE EN LA VIDA SIEMPRE DEBE DE HABER UNA SALIDA AUNQUE HAYA QUE BUSCARLA ¿NO LO CREES ASÍ? SINO EL VACÍO QUE SE CREA ES UN MUERTO EN EL ALMA. UN BESO MUY FUERTE Y POR FAVOR INTENTA EVITAR EL VACÍO TANTO EN TU VIDA COMO EN TUS OBRAS...

    ResponderEliminar
  9. Hola Milagros, un relato muy triste, pero muy bonito a la vez. Gracias por compartir con nosotr@s. Besosss

    ResponderEliminar
  10. Un relato es triste pero que marca un instante en la vida y que puede significar el principio de algo el momento de una decision.

    ResponderEliminar
  11. Hola! Muy triste y a la vez refleja la eterna busqueda del hombre por encontrar su lugar en el mundo, aveces lo hacemos a la par de alguien mas y otras veces debemos adaptar nuestra soledad a la vida, el amor vive en nuestro interior y creo que la plenitud la encontramos cuanto nos damos cuenta de eso. Besos








    ResponderEliminar
  12. Me dio tristeza su soledad, su vacío. Es un alma buscando algo que perdió o que no llegó a encontrar hasta ahora. Te da la sensación de querer seguir leyendo sobre su vida, ya que cuesta resignarse a saber que la vida del personaje sirgara así sin sentido, sin un cambio positivo y sin ver una luz de esperanza al final. Pero supongo que como es un relato corto, quedará así.

    Excelente el relato Milagro, gracias por compartirlo

    Buen Domingo.

    ResponderEliminar
  13. Huoooo T-T que triste, pero no todo en la vida es color rosa :/
    me gusto mucho y me recordó un anime que vi hace mucho y, como en el anime, me puso muuy tride pero es la pura realidad de algunos, al fin y al cabo no todos tienen la suerte de encontrar su amor en la vida o lo pierde por la rason que sea.
    MUCHAS GRACIAS por este corto saludos y besos CX

    ResponderEliminar
  14. Fina. Hola Milagro el relato esta interesante, es una verdad que en la vida todo no es color de rosa, muchas veces nos sentimos melancolicos, tristes, depresivos, aun cuando estemos rodeados de personas; creo que lo que podemos hacer es tener pensamientos positivos que llenen los momentos en que nos sentimos tristes y remplazar estos trites pensamientos por algun otro que traiga paz y alegria a nuestra mente. besos, chao

    ResponderEliminar
  15. Hola Gaby, un relato que refleja desafortunadamente la realidad de muchas personas, y el destino en su mayoría es mas puto de lo que pensamos aunque siempre se conserva la esperanza! muchas gracias por compartirlo Gaby, algo muy diferente a lo que nos tienes acostumbradas, besos<3

    ResponderEliminar
  16. Hermoso, que pena que existan personas que se sientan así, pero lo mas increible es que tengas la capacidad de pasar esas emociones al papel y hacernos sentir. Saludos y esperando a nuestros amigos felinos

    ResponderEliminar
  17. Nice... como un amante solitario que no sabe lo que perdio, como nos pasa d todos que cuando alguien se va es cuando vemos lo importante que en verdad fue y o necesatio que era para nosotros.

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso relato,se puede sentir las emociones de perdida y de añoranza por algo que tuvo y no supo apreciar,muchas gracias por compartirlo.Un abrazote.

    ResponderEliminar
  19. Holaa Milagro me encanto algo triste pero esto muy bonito también ...reflejaste los sentimientos de Cristian de una manera fantástica! Me gusto mucho! Gracias por compartirlo....besos enormes...buen domingo!

    ResponderEliminar
  20. Hola, es una historia muy bien escrita realmente podemos sentir la tristeza y la soledad es espeluznante.............. yo soy muy positiva.

    ResponderEliminar
  21. Sabe o que parece? Que ele sofreu um acidente e perdeu a memória. E nessa amnésia ficou enterrado o grande amor da vida dele.... Por isso o vazio...

    ResponderEliminar
  22. Un lindo relato, conmovedor, escribes muy bien, eres capaz de tocar, con tus palabras, las fibras sensibles de los corazones de tus lectores. Felicitaciones por tu talento y por favor continua deleitandonos con tus historias

    ResponderEliminar
  23. SIMPLEMENTE PERFECTO, ME HA GUSTADO MUCHO, LA VERDAD ES QUE ME LLEGO HASTA LO MAS PROFUNDO......ESCRIBES GENIAL :)

    ATT: JOALMA

    ResponderEliminar
  24. me ha gustado mucho,se siente algo triste y a la vez mucha esperanza, gracias por compartir .un beso

    ResponderEliminar
  25. Por favor que facil se ve y que dificil es , tienes un gran talento y agradezco cada dia que lo compartas conmigo , soñar es gratis y eso es lo que hago con los libros , soñar . Muchas, muchas gracias

    ResponderEliminar
  26. simplemente bello, que sientes la tristeza y el anhelo del cristian ojalá sepamos más de el y que la vida le sonria todos necesitamos fe saludos

    ResponderEliminar
  27. es bueno notengo palabras maravilloso y me quedo corta gracias por compartirlo con nosotras esperemos tener noticias de cristian pues su pesar es tan tan triste bueno coo se suele decir a la espera de mas besos de una letora anton

    ResponderEliminar
  28. Fina. Hola Milagro, gracias por tu trabajo, tu tiempo, besos, chao

    ResponderEliminar
  29. Komka

    Gracias por compartir tus escritos...

    ResponderEliminar

Recuerda que tus comentarios son importantes para mejorar el trabajo.